Expat: ni de aquí ni de allá

Para los que no me conocen, yo soy de México y llevo caso siete años viviendo en Austria. Compañeros, el tiempo vuela pero a la velocidad de la luz.

Cuando yo todavía estaba en México, tenía muchos amigos que viajaban al extranjero por unas semanas y regresaban sintiéndose ya de ese país y hasta hablando con acento extranjero, y yo siempre pensaba «Diooos qué exagerados». Conforme ha pasado el tiempo y ahora que yo he vivido en carne propia esa experiencia de estar tanto tiempo lejos de casa les puedo decir que sí, en parte mis amigos estaban exagerando 😂.

Y es que creo que uno necesita adentrarse en el país extranjero y con la gente de allá para realmente entender su cultura y acoplarse a ella. Es raro porque el primer año (donde fui Au Pair) que yo estuve en Austria me imaginé todo perfecto en este país y decía «wow realmente todo es increíble aquí». Recuerdo mucho las palabras de una persona que siempre me decía, espera a que te adentres más en la cultura y verás que Austria y los austriacos no son como tú piensas. Yo siempre decía «Ay Dios, fulanito de tal está loco y es un cerrado». Compañeros después de que pasó un tiempo me di cuenta que dicho y hecho, esa persona tenía razón. Austria no es como yo pensaba como cuando apenas llegué y sólo era Au Pair y no tenía que hacer mucho para sobrevivir en un país tan lejano a casa.

Al vivir más experiencias aquí y adentrarme en el mundo laboral y educativo de aquí y por ende con la gente de aquí, entendí la cultura de ellos y su forma de ser. Recibí muchos trancazos y varios choques culturales. Me tuve que adaptar a su forma de ser y a no tomarme las cosas tan personales.

Les explico, si algo es cierto es que efectivamente son mucho más fríos y reservados que los latinos. Nosotros somos como un libro abierto y demasiado expresivos. Ellos no. Punto. Si algún día se topan con un(a) europeo(a) y les acompleja que sea tan seco(a), recuerden que así son y punto. No traten de darle más vueltas al asunto. Y no es que esté mal, simplemente así son, y para ellos nosotros somos demasiado expresivos y escandalosos (y realmente lo somos 😂). Ahora cada que voy a México me cuesta un poquito acostumbrarme al principio a la forma de ser de nosotros. De alguna forma me he adaptado a la forma de actuar austriacamente y me he vuelto un poquito más fría, reservada y directa (o eso creo). Lo que sí es que no hablo con acento extranjero 😂.

Hablando de cuando voy a México, es una sensación bastante extraña el ir allá y darme cuenta de lo mucho que ha cambiado la ciudad y mi gente. Obvio mis amigos y familia siguieron con su vida como yo con la mía, y es un poco triste ver que me he perdido de varios momentos con ellos. Es sentirse fuera de, como que ya no pertenezco del todo allá en México.

La gente que vive fuera de sus países me entiende perfecto: el ser un expat es no pertenecer en ningún lugar al 100%, es no pertenecer al país en el que estás de expat como tampoco pertenecer del todo en donde uno nació. Y esa sensación se vuelve más grande entre más tiempo pasa uno fuera de casa. Cuando voy a México de visita siempre me cuesta un poco adentrarme ahí otra vez, me cuesta ver que ya todo es diferente a como yo me fui y mi idea de cómo era mi hogar simplemente ha cambiado. Más difícil aún es la sensación de regresar a Austria y acoplarme otra vez a ese mundo tan lejano de donde yo vengo; siempre me toman varias semanas en pasar lo que yo llamo la depresión post-México.

Otra cosa que me parece chistosa es que sólo la gente cercana a mí me ve como realmente yo soy. Les cuento que después de un año de haber estado en Austria regresé a México, e iba con la idea de regresar a Austria otra vez, entonces siempre tuve esa imagen de Marian la chavita cool que se va a Europa y no de Marian la toda su vida a estado en México aquí con nosotros. Ahora simplemente tengo la imagen de Marian la afortunada que vive en Europa en el primer mundo y no la de Marian la que tuvo que buscar oportunidades fuera de casa porque ahí no las encontró. Así es y realmente no me gusta que me vean de esa forma, pero me he dado cuenta que no puedo hacer nada para evitarlo, aparte de que no me gusta dar muchas explicaciones cuando creo que no son necesarias.

Estando tan lejos me ha costado mucho encontrarme a mí misma y saber qué quiero de mi vida. Me ha hecho alejarme de gente muy valiosa para mí. Me ha hecho tener que madurar y ponerme las pilas para sobrevivir tan lejos de mi familia. Me ha hecho acostumbrarme a ver a todos festejar con su familia menos yo.

¿Que si duele? Un montón. ¿Que si algún día me sentiré 100% parte de un lugar? No lo sé, por el momento así ha sido mi experiencia. ¿Que si ha valido la pena? Totalmente.

Recuerden, mente abierta siempre ❤

3 comentarios sobre “Expat: ni de aquí ni de allá

  1. ¡Qué valiosa y gran experiencia de vida! Una experiencia que hace crecer, saber adaptarse a las circunstancias, ser muy valiente, apreciar el valor de otra cultura y sobre todo te ha regalado el saber vivir. Mi gran admiración.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar
A %d blogueros les gusta esto: